Ese momento en el que candidatos y entrevistadores están dispuestos a dar lo mejor de sí mismos para conocer todo lo que puedan de oferta y persona.

De un lado se encuentra aquel que se enfrenta a una situación en la que no tiene el control ni la información suficiente para poder dominar la conversación, del otro, el responsable de dar con el talento adecuado al puesto, con aquella persona que cumpla con competencias profesionales y personales, todo esto en un cómodo clima de nervios y expectación.

LA EVOLUCIÓN DE LA ENTREVISTA

Como muchos otros aspectos en el entorno profesional la entrevista tradicional está cambiando, basarse en estructuras rígidas con preguntas predeterminadas y sin permitir la interacción natural del candidato es cada vez más una práctica poco utilizada.

Teniendo en cuenta que, previo a una entrevista personal ya ha existido una o varias cribas curriculares y telefónicas, la entrevista debe intentar ser el momento en que pueda conocerse a la persona, generar un clima de confianza donde puedan aflorar comentarios, pensamientos o ideas que de otro modo no surgirían y aunque eso no es fácil, puede entrenarse.

¿COMO ME PREPARO PARA RECIBIR A LOS CANDIDATOS EN MI EMPRESA?

En este sentido hay algunas recomendaciones que resultan muy productivas en la consecución de este objetivo para los entrevistadores:

  • Conocer en profundidad el CV del candidato antes de que comience su entrevista. Es muy diferente plantear la conversación desde el conocimiento y teniendo clara su evolución profesional, ya que de esta manera el entrevistador dirigirá la conversación y podrá profundizar en aquellos puntos en los que existan más dudas, sin embargo, no haberlo revisado previamente puede dar lugar a aspectos desinformados que en la entrevista no se aclaren.
  • Estamos buscando un clima de confianza: conversemos. Plantear una entrevista como una conversación en la que puedan contrastarse opiniones y se permita una intervención proactiva del candidato genera un clima que dará confianza y permitirá conocer a la persona más profundamente.
  • No generemos situaciones tensas, hacer preguntas con la intención de poner contra la pared a un candidato ya de por sí nervioso, puede desestabilizar a la persona que tardará un tiempo en volver a centrarse y dará vagas respuestas mientras vuelve a su punto de equilibrio, además de haber roto el clima de confianza que se pudiera haber creado antes.
  • No prejuzguemos ni presupongamos, en el CV puede haber situaciones desinformadas o sencillamente vacíos, comentémoslo en la entrevista, en un clima de confianza los candidatos podrán explicar estas situaciones perfectamente.
  • Hemos de tener presente que estamos desarrollando un proceso selectivo en el cual no se deben generar falsas esperanzas ni hacer creer a un candidato que es el elegido, ante todo profesionalidad en el proceso. Una vez se finalice debe informase a todos los participantes del cierre de este.

Procesos selectivos de calidad pueden ayudarte a mejorar la marca empleadora de tu empresa y tu propia marca personal como seleccionador.

cevalladolid

Author cevalladolid

More posts by cevalladolid

Leave a Reply